Jersain Tisoy

««¡Perdón! ¡Perdón!» Estaba perdido «¿Quién cuidará de mis hijos?» En el sitio en el que hacíamos la ceremonia habían unas hermanas indígenas desencarnadas. Y molestas. Eso era un antiguo cementerio Wayú y yo no sabía. De haberlo sabido hubiera pedido permiso. Esa noche fue eterna y agobiante. Sentí que moría»

Deja una respuesta

6 + diecinueve =