En este momento estás viendo El eco de la realidad

El eco de la realidad

Sabemos cómo se siente la repetición de un patrón de vida. Ya lo has experimentado, y yo también. Una parte de ti está cansada porque vuelve a suceder lo mismo. Otra vez ese problema de pareja, que aunque estés con alguien nuevo, es idéntico a lo que te sucedió antes. Vuelve a aparecer el mismo miedo o estrés por un atasco financiero. Regresa el síntoma para recordarte ese malestar en el cuerpo. Son muchas las formas en las cuales se te puede estancar el mundo ¿Te has dado cuenta?

Los patrones repetitivos tienen un sentido biológico y un sentido espiritual, he podido darme cuenta en mi consulta terapéutica. Desde el inicio de mi trabajo como investigador de lo espiritual, lo científico, lo místico y chamánico, el fenómeno de la repetición ha atrapado mi atención. Comencé con el doble y la recapitulación chamánica en mis primeros talleres y he recorrido caminos como el renacimiento, las constelaciones familiares, la biodescodificación de enfermedades, el Eneagrama y la Psicomagia. He podido aprender bastante sobre repeticiones y la forma en que creamos la realidad, y también, sobre cómo quedamos atrapados en esos atascos del tiempo. Siempre hay una razón, un aprendizaje pendiente, pero ¿Cuál es? ¿Cómo salimos? Hoy en día integro varias propuestas para ayudar a creadores de la realidad a salir de allí.

Imagina que estás en el borde de un acantilado o en la entrada de una cueva. Gritas con fuerza. Cualquier cosa que grites, regresará a ti convertida en un eco: “¡HOLA!… Hola… hola…”. Comprendemos con la experiencia el fenómeno vibratorio y ondulatorio del sonido que nos trae de vuelta a nuestros oídos eso que salió de entre la garganta y el pecho. Es física. Incluso se puede formular, medir en el espacio y el tiempo, etc. Esta es la mejor forma de entender nuestra creación de realidad. Todo es energía. Emitimos una frecuencia, como el sonido, que el Universo nos devuelve una y otra vez, sólo que hemos olvidado que fuimos nosotros quienes gritamos antes, en el pasado. Fuimos nosotros mismos quiénes lanzamos a la vida ese grito sordo, inconsciente, vibratorio, a veces emocionalmente desesperado, en un instante de dolor de ayer. Pasó el tiempo y quizá te encuentras ahora en un momento distinto, pensando otra cosa, y de pronto, llega esa onda del pasado. Se repite una vivencia. Ese mismo dolor, traición, abandono, culpa o miedo, y piensas entonces: “Tengo mala suerte”, “A mi siempre me pasa esto. Quizá no merezco algo mejor”, “Nunca podré salir de esta situación”. Y llega entonces la debilidad física, la frustración, la enfermedad, la tristeza recurrente. En fin. Ya te puedes imaginar. 

¿Sientes que estoy hablando de ti o de alguien que conoces? Cuando veo estos patrones en mi talleres, retiros o terapias, le comento a mis tutoreados o consultantes que están atrapados en un eco de la realidad. Si, somos creadores de la realidad. Todos nosotros. Esta idea hoy en día es casi irrebatible, luego de conocer los avances en física cuántica, neurociencia, epigenética, y los comparamos con los fundamentos espirituales de casi cualquier religión o camino místico. Realmente tenemos mucha evidencia del poder creador que tenemos todos los seres humanos. Pero somos co-creadores de la realidad que juntos construimos inconscientemente cárceles de repetición, de estancamiento, en patrones de vivencias emocionales, psicológicas y materiales incoherentes y desagradables. Un sin fin de sincronías que reafirma una y otra vez que no podemos vivir algo nuevo, fresco, distinto, quizá más sano, alegre, próspero y feliz. 

¿Te gustaría salir de allí? ¿Vivir algo nuevo? Tengo las claves, aunque entiendo si no confías que salir sea posible fácilmente. En verdad, escuchamos mucho acerca del pensamiento positivo, rituales mágicos y tantas cosas parecidas que podemos llegar a sentir que son superficiales, sobre todo cuando comparamos eso con nuestros propios casos y vivencias. Tienes razón. No es tan sencillo modificar nuestros pensamientos y percepciones, cambiar quiénes somos para tener una “buena actitud” luego del primer comentario que cualquier persona te quiere dar.

Soy de los que cree que hay que ir más profundo en el ser y en el autoconocimiento, y de que es sí posible la transformación. Lo viví en mi mismo, y luego me he dedicado por años a ayudar en este sentido. El modelo de Partes del Alma ha funcionado maravillosamente para empoderar y despertar la multidimensionalidad a miles de personas, encaminándolos hacia una creación de realidad más consciente y desde su propia sabiduría y creencia de fe.

En verdad, debemos integrarnos, porque no estamos completos. Hay partes perdidas de nuestro ser en muchos, casi infinitos, espacios y dimensiones. Debemos recuperar esas partes perdidas en el tiempo, en la dualidad, en el holograma familiar, en el corazón y en la personalidad. Cada uno de estos mapas nos ayuda a comprender la totalidad del ser.

En una próxima entrega te compartiré las reflexiones personales que me han llevado a crear este modelo de cinco partes para crear la realidad y a salir del eco del estancamiento y la repetición. Yo lo he logrado, y miles de otras personas también lo han logrado con mi acompañamiento ¿Te gustaría continuar este viaje?

Deja una respuesta

9 − ocho =